Un edificio histórico de la ciudad

¡Nuestro jardín vertical en la sede de la Zona Franca de Vigo cumple un año!

 

Un edificio histórico de la ciudad, la Casa de Fernando Carreras construida con proyecto del arquitecto Manuel de Uceda en la segunda mitad del siglo XIX, se convirtió desde el julio pasado en el nuevo hogar del consorcio

 

Elementos que destacan en el edificio

Entre los elementos más singulares del edificio está la escalera principal y mármol del suelo, así como los arcos de las ventanas, donde se conservan los forjados en sus arcos. La planta baja alberga el salón de actos con un techo de madera que imita las olas del mar en una instalación cuyo objetivo es destacar los arcos de las ventanas y las vidrieras.

Con una superficie de 33.15 m2, en la primera planta el jardín vertical está coronado por un lucernario. Cuenta con 11 especies distintas en la plantación, incluyendo plantas tropicales y subtropicales, alcanzando un total de 1.490 plantas.

Este proyecto fue instalado por la empresa  Pintega Xardins, de Vigo el cual luego se convirtió en un edificio histórico de la ciudad.

La segunda y tercera planta tiene un nuevo tramo de escaleras que termina en una vidriera, original del edificio. Los elementos históricos están perfectamente integrados con la modernidad y funcionalidad de un edificio de oficinas de una administración pública de referencia para la economía y la empresa, con las últimas tecnologías.

 

Ventajas de los jardines verticales

El cambio climático en las zonas urbanas requiere un nuevo diseño más inteligente de la ciudad. La vegetación es una de las principales soluciones a las temperaturas extremas o a las fuertes lluvias. Por otra parte, las personas se sienten más cómodas en un entorno verde. Los jardines verticales o muros verdes requieren solamente una pequeña área para generar una gran cantidad de beneficios.

El ser humano tiene la necesidad de estar en contacto con la naturaleza y rodeado de vegetación, por eso la mayoría de nosotros escapamos al campo, la montaña o la playa en cuanto podemos para respirar aire más puro y desconectar del estrés.

Los jardines verticales en edificios proporcionan, precisamente, esos beneficios que vamos buscando al necesitar el contacto con la naturaleza. La base es método Skogluft, una filosofía que pretende ir un paso más allá de tener algunas macetas naturales. Se trata de un método diseñado por el ingeniero noruego Jorn Viumdal que consiste en integrar muros vegetales en el hogar para reducir los niveles de estrés en la familia, mejorar la concentración y reducir el malestar.

Según la experiencia de este ingeniero, la instalación de jardines verticales vivientes en el interior de edificios mejora no solo el ánimo, sino la salud, ya que permite que se reduzcan los niveles de cortisol (la hormona que se segrega como respuesta al estrés) y se fortalezca el sistema inmune.

Teniendo en cuenta la filosofía de este método, cuantas más plantas tengamos en el mismo espacio, más beneficios obtendremos: seremos más felices e incluso productivos, si se trata del puesto de trabajo. Además, mejorará nuestro descanso y reactivaremos nuestras defensas.

Si quieres conocer más sobre nuestros jardines verticales de interior, te lo contamos todo aquí.