Tres ingeniosos proyectos empresariales promovidos por jóvenes andaluces se alzaron el pasado 7 de abril con los premios del VIII Concurso de Emprendedores Universitarios Joly-EOI-Andalucía Emprende, encontrándose Terapia Urbana entre los galardonados. Ante un foro de más de 100 personas, que abarrotaron el salón de actos de la sede de la EOI en Sevilla, el recién nombrado consejero de Empleo, Manuel Recio, fue el encargado de estrechar la mano del ganador del concurso, un joven ingeniero Técnico de Telecomunicaciones malagueño.

Los promotores de Terapia Urbana también tuvieron su momento de gloria durante la entrega de premios. Recibieron calurosos aplausos y felicitaciones por parte de los anfitriones del acto, entre los que se encontraban, además del consejero de Empleo, el presidente de Grupo Joly, José Joly Martínez de Salazar, el director general de la EOI, Alfonso González Hermoso de Mendoza, el director de la EOI en Sevilla, Francisco Velasco, y el empresario José Luis García Palacios.

Su idea empresarial fue reconocida con el primer accésit, consistente en media beca para cursar un máster en la EOI valorado en más de 9.000 euros. Terapia Urbana es la iniciativa de dos arquitectos superiores Iván Gaviño y Fernando Hidalgo, ambos sevillanos y tres ingenieros agrónomos, Rafael Fernández, Antonio Franco y Luis Pérez, que está dedicada a la integración de la naturaleza en el entorno urbano, su objetivo es el de mejorar la calidad ambiental y la eficiencia energética en la edificación. Esto se traduce en el desarrollo, bajo patente propia, de sistemas de jardines verticales y cubiertas verdes. «Actualmente, no existen empresas que hagan I+D+i sobre técnicas de Naturación Urbana, con lo que somos pioneros», explican sus promotores.

Sus planes pasan por solicitar un crédito participativo Campus e, inmediatamente después, constituirse como empresa. «Prevemos que esto ocurra entre mayo y junio», adelantan. En un primer momento, se dirigirán hacia la Administración Pública, y después, al cliente privado. «Nos interesan las empresas energéticas y turístico-hoteleras, siendo las primeras cada vez más conscientes de la importancia de la I+D+i y la responsabilidad social corporativa, y las segundas, beneficiadas por planes de inversión estatal que fomentan intervenciones sostenibles.