ciudades resilientes

En las últimas décadas estamos presenciando un importante cambio en las grandes metrópolis o ciudades; el aumento de la población y su densidad ha conllevado a la urbanización de grandes espacios y la edificación de edificios residenciales, centros de entretenimiento y deporte, provocando una importante reducción de las zonas verdes y afectando a los sistemas ecológicos. Así surgen las ciudades resilientes.

La contaminación sonora, atmosférica y lumínica producida por las ciudades ha causado un impacto severo en la salud y bienestar de las personas. Ante esta problemática, surgen diferentes propuestas sostenibles para que el verde equilibre el pulso con el gris en la ciudad. Entre ellas la incorporación de jardines verticales en edificaciones, para la mejora de la calidad de vida de las personas, y la recuperación de áreas verdes perdidas en beneficio de la flora y fauna local (aves, insectos).

 

Fachadas bioclimáticas

Las fachadas ajardinadas constituyen elementos verdes que equilibran el aumento del espacio construido, y combaten la escasez de espacio en superficie. Estos sistemas, permiten aprovechar las zonas exteriores de los edificios, sobre todo en las zonas de mayor densidad urbana. Las fachadas ajardinadas contribuyen a la mejora de la calidad del aire y las condiciones acústicas, y protegen a los edificios de las fluctuaciones térmicas y las condiciones meteorológicas extremas.

 

Urbanismo resiliente y ciudades resilientes

Como consecuencia de la situación planteada y en base a la propuesta de instalación de jardines verticales en edificios, surge el concepto de urbanismo resiliente, una arquitectura que  se centra en la planificación urbana a largo plazo y la programación de desarrollo, considerando las necesidades de adaptación al cambio climático.

Las estrategias incluyen la elaboración de directrices sobre espacios verdes, para las nuevas urbanizaciones o mejora voluntaria de las estructuras existentes, mediante incentivos.

Involucrar a las empresas en estrategias resilientes de desarrollo puede convertirse en un objetivo vital para las ciudades. A través de la participación de instituciones locales y de negocios, éstas pueden fortalecer su responsabilidad social, promoviendo el desarrollo de áreas más saludables y el consiguiente bienestar de las personas.

 

Ciudades resilientes que destacan por su urbanismo sostenible

Copenhague fue la primera ciudad europea que legisló obligando a los edificios de nueva construcción a instalar algún tipo de estructura verde como parte de su estrategia para convertirse en la primera ciudad del mundo con cero emisiones en el año 2025.

Asimismo, ciudades alemanas como BerlínMúnich o Stuttgart llevan desde hace 50 años apostando por las cubiertas verdes y alrededor del 35% han legislado sobre la materia.

En Francia, desde 2015, las azoteas de los nuevos edificios que se construyen en las zonas comerciales deben estar cubiertas, al menos parcialmente, de plantas o paneles solares.

Toronto, en Canadá, fue en 2010 la primera ciudad de América del Norte en legislar sobre la materia.

A los techos verdes y jardines verticales se han sumado otras ciudades del mundo como ChicagoNueva York y Shangái.

En España…

 

Una iniciativa dentro de los ODS

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, son un llamado universal a adoptar medidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. Fueron presentados en la Asamblea General de las Naciones Unidas del 25 de septiembre de 2015 y entraron en vigor en enero de 2016.

 

El Objetivo del Desarrollo 11, busca lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles. En este objetivo se enmarca a la perfección la construcción de ciudades sostenibles, que aborden un urbanismo resiliente, y contemplen la construcción estratégica de jardines verticales.

Los sistemas de naturación urbana mitigan eficazmente los problemas de desequilibrio naturaleza-ciudad que influyen directamente sobre el cambio climático, una de las metas principales de estos objetivos mundiales.

 

En Terapia Urbana estamos comprometidos con el diseño apoyado en sistemas constructivos que integran la vegetación como un componente más de los edificios. Primamos un diseño bioclimático y sostenible, que logra encontrar en techos verdes y jardines verticales aliados clave para construir respetando el medio ambiente.