Ecodiseño

El ecodiseño y un mundo muy urbanizado

El ecodiseño nos puede ayudar a reducir el impacto medioambiental de un mundo tan urbanizado.  Nuestro mundo es cada vez más urbano, tanto, que se calcula que para el año 2030 un 60% de la población del planeta residirá en ciudades. Esta tendencia tiene consecuencias perjudiciales para el medio ambiente y la sostenibilidad, puesto que, según datos de la ONU, a pesar de que las urbes ocupan tan solo un 3% de la superficie del planeta acumulan nada menos que 70% del consumo de energía y son responsables del 75% de las emisiones.

En esta línea, el sector de la construcción constituye uno de los factores clave para optimizar la relación entre los edificios y el medio en el que se sitúan.

 

La importancia de construir bajo criterios de sostenibilidad

Las ciudades miran hacia el futuro, pero no a cualquier precio, y los responsables de sus construcciones valoran el origen de sus materiales.

La educación sobre sostenibilidad en la formación de los profesionales, el ecodiseño de los edificios, la elección de los materiales, el ahorro de la energía, e incluso el acercamiento en los edificios a nuevos sistemas de movilidad urbana más eficientes, son cuestiones que están muy presentes a la hora de abordar un nuevo proyecto.

El objetivo global de una arquitectura sostenible tiende hacia un consumo cero, por lo que la utilización de material reciclado cobra la misma importancia que el diseño, el ingenio para la captación de luz y la eficiencia energética, o el aislamiento obtenido.

 

¿ Ecodiseño o Diseño Sostenible?

El ecodiseño es una rama del diseño que centra su objetivo en lograr reducir los impactos medioambientales que puede producir su actividad, sin reducir significativamente la calidad de lo obtenido. Si ampliamos esta definición nos daremos cuenta de que la importancia del diseño en el medio ambiente puede ser muy significativa, ya que todo proceso productivo inicia por la fase de creación o diseño de la idea, producto o servicio.

Cuando hablamos del diseño sostenible el objetivo es el mismo que en el caso del ecodiseño pero su base es algo distinta, ya que lo que el diseño sostenible pretende es integrar parámetros bioclimáticos, donde el propio diseño arquitectónico sirve para optimizar aspectos como la iluminación y la ventilación natural, se aprovechan las condiciones climáticas, se toma en cuenta la orientación del edificio, la hidrografía y los ecosistemas del entorno.

 

Incremento y protección de la biodiversidad y ecosistemas

Las prácticas de construcción sostenibles persiguen crear edificios más respetuosos con el medio ambiente y ser más ecoeficientes en el uso de recursos. Los edificios verdes pueden ayudar a proteger la biodiversidad al resguardar los espacios abiertos, restaurar sitios ecológicamente dañados, creando hábitat para la fauna silvestre en sitios como los tejados.

De igual forma ayudan al especificar productos que no destruyen ecosistemas en otros sitios. Los edificios verdes además funcionan como laboratorios de educación y concienciación ambiental. Además incrementan la calidad del aire y el agua, reduciendo los contaminantes que se vierten al alcantarillado y luego a los sistemas de agua potable. También promueven la implantación de especies nativas y resistentes a la sequía.