Jardines verticales: Sostenibilidad e innovación y eficiencia

Jardines verticales: Sostenibilidad e innovación y eficiencia: Ahora que la sostenibilidad y el cuidado de la naturaleza son ideas muy ideas muy asentadas en la cabeza de la mayoría de los ciudadanos, es normal que hayan ido apareciendo en los últimos tiempos ideas que acerquen lo verde a la ciudad. Los jardines verticales son prueba de ello.

La aparición de este tipo de paisajismo urbano viene dada por la falta de espacio que hay en las ciudades pero, además, para aprovechar las ventajas que nos brindan los elementos naturales.

El instituto de Arquitectura e ingeniería Econova de España considera que la bioconstrucción es una edificación en el que se contempla un diseño bioclimático y que precisa de materiales ecológicos y añade una dimensión humana que no solo tiene que ver con el confort de la vivienda, sino con el desarrollo de proyectos donde se tenga en cuenta a la comunidad.

Asimismo, busca aprovechar una mayor eficiencia energética y utilizar materiales naturales del entorno, focalizando una especial atención en otras dimensiones como el contexto y las necesidades socioculturales en las que se enmarca la construcción.L

Las firmas buscan cada vez más certificaciones sostenibles en sus proyectos como respuesta a una preocupación creciente por el entorno y el cuidado medioambiental.

Teniendo en cuenta que el futuro de las ciudades pasa por crear más espacios verdes , los jardines verticales se alzan como una solución práctica y eficiente, además de estética.

 

Grandes beneficios

Un estudio de la Washington State University concluyó que las plantas reducen los indicios físicos de estrés y demostró que las personas que trabajaban en un entorno en el que hay plantas tienen una productividad un 12% superior, y están menos estresadas que quienes trabajaban en espacios sin ellas.

Los jardines verticales restablecen la biodiversidad, mitigan el ruido dentro de los inmuebles, reducen las temperaturas en núcleos urbanos y contribuyen a eliminar la contaminación del aire, entre otros beneficios.

La contaminación urbana es uno de los mayores problemas de salud a los que se enfrentan las sociedades modernas. Según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren más de 4 millones de personas en el mundo debido a problemas relacionados con la contaminación del aire, especialmente en las ciudades. Por eso, crear espacios urbanos habitables y saludables son dos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (11: Ciudades y Comunidades Sostenibles y 3: Salud y Bienestar) y los jardines verticales pueden ser parte de la respuesta para paliarlos ya que, según expertos en este tipo de estructuras, un metro cuadrado de fachada vegetal extrae 2,3 kg de CO2 al año del aire y produce 1,7 kg de oxígeno, contribuyendo así a la purificación del aire.

 

Jardines verticales: Sostenibilidad e innovación y eficiencia: Las plantas ayudan a bloquear parte de la radiación solar que golpea a las superficies, haciendo que los espacios interiores sean más saludables y reduciendo la necesidad de aire acondicionado, ahorrando energía eléctrica en un 30%, debido al enfriamiento por evaporación y sombra.

 

Una práctica innovadora en alza

«Introducir la naturaleza como elemento de construcción es una de las herramientas más interesantes de la arquitectura actual. La naturación es hoy una materia de investigación apasionante que va a dar unos frutos espectaculares respecto a la mejora de la calidad ambiental y la forma de habitar mejor el espacio urbano», señala Joaquín Sicilia, arquitecto y miembro de Pronatur, Sociedad española para la Promoción de la Naturación Urbana y Rural.