La contaminación ambiental, la falta de áreas verdes, la contaminación acústica, las construcciones masivas, los gases tóxicos, los altos consumos de energía, la falta de interés por el cuidado del medio ambiente y el gran desafío de las ciudades por combatir la isla de calor son algunos de los grandes problemas que enfrentan las ciudades en la actualidad.

Debido a la creciente preocupación por resolver estas cuestiones y la búsqueda de soluciones con un desarrollo más amigables y sostenibles en el ámbito de la arquitectura, cobra relevancia el concepto de Naturación Urbana de la edificación, el tratamiento técnico constructivo con vegetación que se adapta a las condiciones del entorno.

Este concepto se desarrolla principalmente de dos formas: techos verdes y jardines verticales.

 

Construcción sostenible

La construcción de edificios tiene un impacto medioambiental generando el 39% del CO2 emitido a la atmósfera, el 30% de los residuos sólidos y el 20% de la contaminación de las aguas.

El diseño, la arquitectura y la construcción han ido cambiando en los últimos años en la medida que la sociedad toma una mayor conciencia ecológica, así como un conocimiento más detallado sobre las ventajas que pueden otorgar para el presupuesto familiar realizar reformas u obras sostenibles.

 

La eficiencia y la sostenibilidad se han convertido en claves para la construcción actual. Ya es muy habitual hablar de construcción sostenible, pero: ¿Cómo es la construcción sostenible y eficiente?

La arquitectura sostenible es aquella que tiene en cuenta el impacto medioambiental y energético que tiene, en todas sus fases. Desde el diseño del edificio, la elección de los materiales y su construcción, a su eficiencia energética durante su ciclo de vida e incluso después, cuando deba procederse al derribo.

La eficiencia energética es la búsqueda del mismo bienestar reduciendo al máximo posible el consumo de energía. De esta forma se reduce nuestra huella de carbono y conseguimos ser más sostenibles.

 

Características de las Construcciones Sostenibles 

Los edificios considerados como ecológicos o sustentables se caracterizan por:

    • Tener en cuenta las condiciones del clima para impactar lo menos posible en el ecosistema.
    • Optimización de los recursos y materiales de construcción, es decir, que sean eficientes en cuanto a su contenido energético.
    • Considerar el balance energético del edificio en su totalidad, teniendo en cuenta el diseño, la construcción, los materiales, el ciclo de vida y el derribo, para tratar de disminuir al máximo los residuos y emisiones.
    • Integración de sistemas que ayuden a reducir el consumo de energía en el edificio, principalmente utilizando energías renovables, como la solar o la eólica, para la calefacción y refrigeración, y también para el suministro eléctrico general.
    • Aumentar la calidad de vida de los ocupantes de los edificios y cumplir con todos los requisitos de confort a nivel de iluminación, habitabilidad, salubridad…

Jardines verticales en la arquitectura sostenible

Los jardines verticales son idóneos para el desarrollo de proyectos de arquitectura ecológica. La instalación de fachadas verdes es muy común en este tipo de construcción verde o sostenible, porque se cumplen varios de los principios de la arquitectura ecológica.

En primer lugar, la vegetación actúa como un aislante natural e impide que el edificio pierda más calor y energía de la necesaria. Además, las plantas son un pulmón natural que limpia el aire para las personas y el resto del ecosistema.

 

Ahorro energético 

Como ya comentamos en nuestro post sobre los jardines verticales como aliados para la regulación térmica, a través del proceso de  evapotranspiración, las plantas incrementan la humedad ambiental y regulan la temperatura, suponiendo una mejora del microclima y un ahorro en la demanda de climatización, tanto en verano como en invierno, ya que amortigua y regula los flujos de calor; en invierno evita fugas de calor hacia el exterior por conducción desde la parte más caliente de las habitaciones, y durante el verano, esta resistencia también dificulta la transmisión de energía.

Los jardines verticales constituyen, por consiguiente, herramientas de diseño pasivo para el ahorro de energía en los edificios.

¿Estás pensando en incorporar un jardín vertical en tu próximo proyecto? Podemos ayudarte, ¿hablamos?