La superficie de techos verdes, necesaria para mitigar los efectos negativos del cambio climático, debidos al incremento de temperatura en Sevilla, han sido estimados en un estudio científico realizado en la Universidad de Sevilla.

Dicho estudio, realizado por investigadores del grupo NATURIB de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica (ETSIA), con quién colaboramos habitualmente, ha sido publicado en la revista “Building and Environment”.

 

Conclusiones del estudio sobre techos verdes en Sevilla

En él, se afirma que serían necesarias entre 207 y 740 ha de techos verdes para combatir la subida de temperaturas, en los posibles escenarios debidos al cambio climático.

Esta superficie equivaldría a cubrir con techos verdes el 11,3 % de los edificios de Sevilla, en el mejor de los casos, o el 40,6% en el peor.

Las principales conclusiones obtenidas de este estudio, establecen una relación inversa entre la temperatura superficial del terreno y la abundacia de vegetación.

En este sentido, como apuntan muchos estudios previos, las cubiertas ajardinadas en edificios constituyen una herramienta altamente eficaz para combatir el calentamiento de los núcleos urbanos, y reducir el efecto isla de calor en las ciudades.

La revista US de la Universidad de Sevilla, se hace eco de las conclusiones del estudio en su número 41 , en el apartado “Investigación”. En dicha entrevista, el Dr. Luis Pérez Urrestarazu, autor del estudio y miembro del grupo Naturib, afirma la necesidad de una estrategia global para enfrentar el reto del cambio climático, apoyada en actuaciones locales que contribuyan a reducir los efectos a nivel ciudad.

techos verdes frente cambio climatico estudio techos verdes naturib terapia urbana

Para la elaboración del estudio se han analizado imágenes de satélite que han permitido interrelacionar el NDVI (índice de vegetación de diferencia normalizada) con la temperatura de cada punto de la ciudad.

Con estos datos, ha sido posible establecer las necesidades de incremento de superficie vegetal en la ciudad, para los diferentes escenarios previstos debidos al cambio climático.

De este estudio se hacen eco muchos diarios, como ABC en su edición local, ver noticia.

 

El apoyo institucional al enverdecimiento de la ciudad

La importancia de la vegetación en las ciudades para reducir el efecto isla de calor , es una de las cuestiones que más relevancia están adquiriendo últimamente.

En base a esto, plataformas ciudadanas como Red Sevilla por el clima, promueven una constante reclamación de enverdecimiento como medida sostenible para la mejora de la calidad de vida urbana.

Además, son cada vez más las instituciones y ayuntamientos, como el de Madrid o Barcelona, que abordan actuaciones encaminadas al desarrollo y la difusión de estos sistemas de naturación urbana.

Concretamente, el Ayuntamiento de Madrid, con su plan Madrid + natural, o los trabajos de inventariado de las infraestructuras verdes de la ciudad (techos verdes y jardines verticales).

Estas actuaciones tienen el objetivo de analizar la situación actual y producir documentos que permitan un mayor conocimiento del sector, visibilicen beneficios, y ayuden a avanzar.

Por su parte, el Ayuntamiento de Barcelona, promueve con lineas de ayuda y financiación para particulares que apuestan por la instalación de esos sistemas, y apoya su difusión mediante concursos de cubiertas verdes.

 

Sistemas de Naturación Urbana: aún queda mucho por hacer

El estudio de la Universidad de Sevilla, apunta que, además de la superficie aprovechable en las cubiertas de edificios, los efectos se multiplicarían poniendo en valor los planos de fachada mediante sistemas de ajardinamiento vertical.

Y es que los beneficios aportados van desde la reducción de la temperatura, debido a la evapotranspiración de la capa vegetal, la reducción del albedo en la ciudad, la mejora de la biodiversidad hasta  la mejora de la calidad paisajista y ambiental en las ciudades.

Por todo ello, desde Terapia Urbana entendemos que el camino a seguir precisa de seguir avanzando, y de un firme y necesario apoyo institucional.

Este apoyo se traduce en ventajas fiscales para incentivar la inversión privada, líneas de subvención para proyectos, etc, que permitan implementar modelos como los de Madrid o Barcelona, que merecen ser conocidos y replicados por muchos otros consistorios.

Aún queda mucho por hacer, pero los beneficios para todos y para el planeta son incalculables, ¿vamos a ello?